Un ejemplo de aproximación filosófica que subyace a la ciencia

En otro artículo se estuvo hablando de cómo la forma en que entendemos el mundo influye en la forma en cómo nos aproximamos a él. Resultará de interés exponer un ejemplo de perspectiva filosófica –mayor razón al tratarse de una muy popular aunque no se le reconozca así-.

El mecanicismo

El mecanicismo es una forma de entender y aproximarse al mundo que tiene como metáfora principal a la máquina. Esto quiere decir que el mundo es como una gran máquina. Así, si observamos algo, esto ha de ser causado por algo que ocurrió antes y, por tanto, la forma de influir sobre las cosas es siempre ir un paso atrás a aquello que lo desencadena, una y otra vez, hacia el infinito.

physicsLa física se ha beneficiado mucho de esta forma de entender las cosas. Viendo el mundo así, ha permitido la formulación de numerosas leyes. Newton formuló numerosas leyes asumiendo una perspectiva mecanicista del mundo.

Es importante notar que la perspectiva filosófica asumida precede a la formulación teórica. Esto quiere decir que las teorías se encuentran enmarcadas bajo los límites que la filosofía de la ciencia establece. Esto es parte del tronco de la ciencia, que por supuesto no acaba allí, sino que todo esto a su vez desemboca en la aplicación de tecnologías acorde a estas teorías, que devinieron o se enmarcan en una filosofía de la ciencia asumida.

No obstante, no siempre una visión filosófica que haya sido de utilidad para una ciencia, termina siendo igual de útil para la formulación de teorías útiles en otras. El mecanicismo no ha sido de utilidad, por ejemplo, para la psicología. No obstante, éste tema desborda los objetivos de este artículo, aunque resulta de interés para aquellos que quieren entender de forma sencilla y, con vista a lo aplicado, del rol de la filosofía en la ciencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *